Dr. Joe Dispenza: Progressive Workshop
20 agosto, 2016

6, 7 y 8 de octubre 2016.

Tengo que confesar que en esta ocasión, iba con el temor de que fuera completamente diferente a mi primera vez, porque cada experiencia siempre es diferente, al ser una voz del alma la que se manifiesta de formas cambiantes como la vida misma.

Otra cosa que descubrí es la manera en la que me apasiona ser testigo de las transformaciones de antes y después de las experiencias, la vez pasada ya me había dado cuenta de que la gente que llegaba más resistente y más introvertida, era en la que se hacían más visibles los cambios. Para empezar sus caras y después la forma en la que amorosamente se abrían y empezaban a participar activamente en todo, como sin la necesidad de protegerse.

De cualquier manera y entrando al tema en cuestión, mi experiencia fue todavía más profunda y amorosa que la primera vez, cuando empezamos a respirar personalmente empecé a sentir una sensación muy aguda de angustia, ahogo y muerte. Después una lápida en el pecho, que coincidentemente tiene que ver con que he sido asmática y con alergias constantes, que en mis consultas de medicina alternativa siempre me referían a una tristeza que me tenía el pecho cerrado.

La verdad es que ya estaba desesperada de haber repasado tantas veces mi vida y no saber de dónde venía esa energía que me oprimía, pero después de mi respiración holotrópica esta ultima vez, puedo decir que tiene que ver con una de mis fases perinatales de nacimiento y que después de haberme podido quitar la angustia, comencé a llorar con una profundidad y emoción de otra vida que hoy puedo decir me liberó de ese sentimiento tan aplastante del que ni siquiera yo podía ver el origen.

Inmediatamente después me pude parar a bailar y a celebrar mi re-nacimiento, podía sentir la vida misma correr por mis extremidades, pude verme en diferentes energías, pude ver las cualidades que me van sostener a la hora de mi salto al vacío del que hemos estado hablando en otros artículos, pude ver también que el gran sentido de esta existencia tiene que ver con la misión de vida que te sostiene y te alinea y amorosamente sentí nuevamente el llamado de mi alma.

Personalmente una mujer que se considera exploradora de experiencias transpersonales, puedo decir que sin ninguna sustancia externa y únicamente a través de la respiración en esta experiencia he llegado a estados de un gran despertar e inmenso amor que amplían la consciencia de mi espiritualidad y que me hacen encontrar en cada experiencia más y más amor, la sustancia de la que todos estamos hechos y a la que hemos sido llamados a vivir.

El último día finalizamos entregándolo todo al Temazcal que representa el vientre materno al que cuando entras, es como una muerte simbólica (por eso yo entrego lo que ahí quiero dejar) a través de un proceso de purificación espiritual y orgánico que termina al salir del baño como si fuera un renacimiento. Una experiencia que te transportara a otros estados de conciencia y de amor, el lugar Villas Valle Mistico en Tepoztlan, los organizadores www.yoh.com.mx la experiencia:

¡¡¡Una de las mejores de mi vida!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *