Un consejo / Una agresión
8 marzo, 2017

La sociedad, las canciones, las platicas, muchas películas y en general una fuerte conversación transcurre en torno al amor, al amar y ser amado.

Estas casado, cuando te casas, cuando te vuelves a casar, cuantos matrimonios llevas, cuanto llevas de novio y para cuando la boda, socialmente eres visto raro si no cuentas con una pareja, aunque estar en una relación muchas veces poco tiene que ver con “amar y ser amado”.

He de decir que durante muchos años, permanecí sin querer siquiera conocer a alguien después de una de las experiencias mas trascendentales de mi vida sentimental. Tuve la fortuna de estar con alguien que represento todas mis sombras y por supuesto yo las de el, viviendo un patrón que tenia frente a mi, que o lo superaba o me mataba y que por supuesto en ese momento no podía ver.

Un día tome la determinación y seguro fue tan cabal que todo se alineo que pude empezar a soltar.

Pase unos cuantos años sola los primeros, desintoxicándome sin querer saber nada de nadie, los siguientes dos pensando y repasando las lecciones y de donde venían. Una constante de mis lecciones anteriores era la falta de compromiso, la idealización, el no esperar nada a cambio, el ser incondicional y entregarlo todo, la baja autoestima, que analizando vi que venían de una programación de mi infancia que me estaba afectando mucho en la edad adulta, porque mi esencia si quería recibir, sentirse amada, sentirse apoyada y estar en una situación de dar y recibir.

Durante otro trayecto de ese tiempo me encontré sintiendo odio por los hombres, rechazo por todo el sufrimiento que había vivido y en realidad pensaba que me sentía feliz estando sola y en paz. No había afuera nadie que me molestara e hiciera sufrir, pero tampoco nadie que me espejeara lo que yo necesitaba trabajar de mi.

Alguna vez dije: para mi es lo mismo estar sola o con alguien y a raíz de eso pude ver que me había convertido en alguien miedosa, con resentimientos y que ya estaba encaminándome a vivir el resto de mi vida sin pareja. Estaba a un paso de aceptar felizmente mi estado de confort para el resto de mis días, así que me puse a pensar desde donde estaba eligiendo esa soledad y definitivamente era desde un resentimiento por mi ultima experiencia. Me parece que en ultimo termino la finalidad es la evolución estando solo o acompañado, pero si llevas solo mucho tiempo tal vez es porque mas que evolucionando te encuentreas en tu zona de confort.

Pensando mas a fondo me parecía absurdo permitir que una experiencia que yo había elegido aunque fuera desde el inconsciente, determinara el resto de mi vida sentimental así que cambie de perspectiva y pude ver que mi verdadero crecimiento, lo que en verdad representa un reto es lanzarme a la aventura de estar en pareja.

Porque una pareja no tiene la finalidad de hacerte feliz, una pareja es un espejo de todo lo que llevas dentro y te pertenece a ti y una vez siendo consciente de que lo que ves fuera de ti es un reflejo de las heridas que tienes por trabajar, es mas fácil avanzar en el camino de la sanación. Por supuesto que hay muchos tipos de espejos y yo hoy decidido tener solo un espejo que me refleje con amor lo que necesito sanar.

Zona de confort: la soledad, pero ahí no hay reto no hay crecimiento ni evolución. Independientemente de que ya no hay sufrimiento en las relaciones, impera un miedo a ser vulnerable a tener el corazón fragilmente expuesto, miedo a perder lo que amas y algunos apegos, que te dicen que es mejor no arriesgar.

Zona de evolución: Permitir la vulnerabilidad y el crecimiento a través de un intercambio consciente. Confiar en que lo que despliegue la situación sera para ti crecimiento y estar preparado para vivirlo y hacerlo de la mejor manera. Hacerte responsable.

Porque AMAR si es para valientes, es el trabajo mas profundo que te lleva hacia los rincones de tus miedos mas escondidos, a abrir tu corazón y permitir que entre la vulnerabilidad, saber manejar tus emociones y responsabilizarte de que lo que hay fuera como algo que es parte de ti que necesita ser sanado, así como si quieres saber cuanto te amas ve el tipo de pareja que tienes. Cuando amas se manifiestan muchas de las creencias que te funcionan y que no te funcionan solo para verlas a la luz de la responsabilidad y ser sanadas.

❤ ¡Gracias por leerme!

Cuéntame, ¿Te sientes amado? ¿Estas en tu zona de confort?

¿Hace cuanto que no amas? ¿Culpas a tu pareja por tu infelicidad? ¿Que es lo que tu pareja representa para ti de manera incomoda? ¿Eso que representa en que medida te pertenece? ¿Crees que la labor de tu pareja es hacerte feliz? ¿O crees que tu debes hacerte feliz? ¿Cual es tu propósito de estar en pareja?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *