Llevo una y media semanas en Canadá y la verdad que fue toda una aventura…

Desmontar mi casa, despedirme de mi hijo y tomar un avión, de echo literalmente me dejó el avión porque llegue doce horas más tarde al vuelo pensando que salía a la 1 de la tarde y no a la una de la mañana.

No fue nada agradable la sensación, anoche volví a soñar con esa desagradable emoción y me desperté con palpitaciones, pero una vez pisado suelo canadiense todo ha sido miel sobre hojuelas hasta ahora.

El clima no es que me recuerde a Acapulco pero al menos puedo caminar en la calle de alguna manera con un viento fresco en la cara y eso me gusta. La gente es muy amable y me recuerda a mi primer día de escuela en la que todos llegan a un nuevo lugar y quieren ser amables. Tal vez porque este lugar está lleno de inmigrantes, de alguna manera la sensación de vulnerabilidad y solidaridad se refleja en la energía.

Voy caminando en la calle y la gente me sonríe y no es que yo sea una estrella de cine, seguramente camino con una sonrisa en la cara y la gente me devuelve la expresión como en cualquier país sucedería de manera natural.

Mi susto más grande ha sido que el tercer día me perdí en una estación de tren con lluvia de agua nieve a las 6 de la tarde que aquí ya es bastante obscuro y yo con el abrigo nada adaptado para este clima. Lo único que se me ocurrió fue correr por mi vida, pero no había ni un techo (lo juro) en más de un kilómetro (o al menos a mí me pareció eterno) y mientras corría pensaba que jamás me había detenido a pensar lo crucial de tener un techo que me resguardara, específicamente en esa situación de no mojarme totalmente y morir congelada a 4 grados de temperatura en la noche fría.

Así que me di cuenta de la gracia divina de contar con un techo no solo que me resguardara de la lluvia sino que me diera calor y protección, porque en mi vida nunca me había faltado un techito, así que pude ver la bendición de llegar a un lugar cálido y confortable.

Con el idioma la verdad a veces me descubro diciendo cada cosa que hasta pena me da, pero de lo que más cuenta me doy es que no necesitas ir a un lugar o emprender una gran aventura sabiendo y teniéndolo todo bajo control. Al contrario lo único que necesitas es confiar en tu gran sabiduría personal, que viene de fábrica contigo no importa lo que te hayan dicho y sin duda lanzarte a la aventura e ir descubriendo día a día, momento a momento como resolver lo que se te presenta en ese momento.

Sin duda yo soy la misma, pero mi energía es la que esta tan movida que todo a mi alrededor lo refleja, salgo a una nueva experiencia todos los días, desde esperar con alegría el primer copo de nieve, hasta buscar como no perderme para no pasar mucho frío y observar cómo la gente es en general de una naturaleza muy amable, teniendo la certeza de que pase lo que pase hay algo más grande que me sostiene, me guía y me dará la solución a lo que se me presente y está en mi interior.

He decidido que no importa en donde esté quiero vivir mi vida así; como en una gran aventura, con mucha confianza y sorpresa, como en un gran viaje, como la más grande exploración, esté donde esté.

Porque ahora descubro que no es la latitud, ni el idioma o el paisaje, es la fuerza con la que confíes que pase lo que pase todo estará bien y las herramientas ya las tienes, es la curiosidad interna, los ojos que ven todo como nuevo y las ganas de descubrir sin juicios lo que hacen de esta vida algo divertido, novedoso y lleno de acción lo cual alimenta a la diversión y a la vida misma.

Acompáñame en este viaje, dame sugerencias, hazme preguntas, ven conmigo, vamos juntos a ver a dónde llegamos, el universo es el límite =D.

2 diciembre, 2016
Mi Nueva Amiga la Nostalgia

Mi nueva amiga la nostalgia

Ayer por la noche recibí una visita inesperada a la hora de dormir, el día había sido bastante productivo con muchas llamadas aterrizando proyectos interesantes, lo que no me había permitido detenerme y sentir por tanta ocupación. Cuando toda la actividad paró y ya no tuve nada que hacer me acosté en la cama, dormí dos horas y a la 1 de la mañana me despertó un peso en el pecho, una angustia y dificultad para respirar, venían a mí en cascada pensamientos de duda, de vacío y mucha culpa por estar lejos de mi hijo.
18 noviembre, 2016
Comienza la Aventura

Comienza la aventura

Llevo una y media semanas en Canadá y la verdad que fue toda una aventura… Desmontar mi casa, despedirme de mi hijo y tomar un avión, de echo literalmente me dejó el avión porque llegue doce horas más tarde al vuelo pensando que salía a la 1 de la tarde […]
18 octubre, 2016
El Desapego

El desapego

Una vez que tuve clara la intención de seguir el llamado de mi alma de tener más experiencias de vida y libertad aunado a la posibilidad de tener un lugar cómodo y accesible al cual llegar en la ciudad de destino, me di cuenta de que tenía muy poco tiempo […]
18 octubre, 2016
El Inicio

Saltando al vacío: El inicio

Ahí estaba yo en medio de toda esa impresionante nube de información que me estaba transformando la vida. Información acerca de la confianza en el universo, las bendiciones de soltar, atreverse a ser autentico, creer en uno mismo, luchar por el sueño que venimos a vivir, confiar en nuestra magnificencia y […]
18 noviembre, 2016
Comienza la Aventura

Comienza la aventura

Llevo una y media semanas en Canadá y la verdad que fue toda una aventura… Desmontar mi casa, despedirme de mi hijo y tomar un avión, de echo literalmente me dejó el avión porque llegue doce horas más tarde al vuelo pensando que salía a la 1 de la tarde […]
18 octubre, 2016
El Inicio

Saltando al vacío: El inicio

Ahí estaba yo en medio de toda esa impresionante nube de información que me estaba transformando la vida. Información acerca de la confianza en el universo, las bendiciones de soltar, atreverse a ser autentico, creer en uno mismo, luchar por el sueño que venimos a vivir, confiar en nuestra magnificencia y […]